ZONA ARQUEOLÓGICA MORAL-REFORMA, BALANCÁN TABASCO.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MORAL-REFORMA

ZONA ARQUEOLOGICA MORAL-REFORMA, BALANCÁN TABASCO.

Localización. La zona arqueológica de Moral-Reforma se localiza en la porción central del municipio de Balancán Tabasco, en las coordenadas 680550 E y 1965300 N (UTM), la parte central y de mayor monumentalidad ocupa 78 hectáreas, emplazadas en una serie de lomas entre el río San Pedro Mártir   al sur y el arroyo El Sayá al norte.

Acceso. Desde Villahermosa se llega a la zona arqueológica de Moral Reforma, a través de la Carretera Federal 186 Villahermosa Tabasco a Francisco Escárcega Campeche, Después de cruzar el poblado de Chable, en el kilómetro 154+150 se toma el entronque Balancán-El Triunfo, hasta un segundo entronque que conduce a Tenosique; sobre este camino estatal se cruza el poblado La Cuchilla, poco después se toma un camino de terracería hacia la derecha que conduce a la zona arqueológica Moral Reforma. Así mismo se puede llegar por Tenosique, siguiendo la carretera estatal que conduce al poblado de Provincia y La Cuchilla y que conecta con el camino Entronque carretero Villahermosa Escárcega- Balancán-El Triunfo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAImportancia. La importancia de Moral-Reforma desde la perspectiva histórica, radica en una amplia trascendencia de más de nueve siglos, desde el Preclásico Tardío hasta los inicios del Posclásico, lapso en que se relacionó con importantes señoríos mayas de la época como Calakmul y Palenque y cuya dinámica cultural quedó plasmada en un importante legado compuesto por monumentos con inscripciones entre otros objetos. Su larga secuencia ocupacional es posible explicarla desde el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, en un ecosistema que actualmente sin una carga demográfica significativa, ha sufrido el impacto de la ganadería extensiva, modificándose el equilibrio ecológico de manera importante. Otro de los factores naturales que alentó la colonización de la región es el río San Pedro Mártir originado en el Petén y uno de los principales tributarios del río Usumacinta, fue una de las vías fluviales importantes para el desarrollo del intercambio comercial y cultural durante la época prehispánica en el área maya y probablemente, el impulso sustancial para el desarrollo planificado de la ciudad de Moral Reforma como puerto ribereño. Es por lo anterior que resulta de alta importancia el estudio e interpretación integral de los procesos culturales que le dio identidad y cohesión a los antiguos habitantes de Moral-Reforma, cuyos vestigios materiales es imperativo proteger y conservar, orientándose a la vez a una vocación o uso educativo y recreativa no solo para las comunidades que actualmente habitan en la región, sino también promover la difusión masiva de su trascendencia cultural en el ámbito nacional e internacional.

Historia del sitio. Moral-Reforma pudo tener en sus inicios una configuración aldeana con un patrón disperso en la rivera del San Pedro Mártir, que obedecía no sólo a la necesidad de realizar una escala en la navegación con fines de resguardo, para obtener provisiones o embarcar productos, sino también por la necesidad de superar una serie de diques naturales, caídas de agua y pozas existentes en esta sección del río y que representaban un obstáculo para la navegación. Lo anterior pudo implicar desembarcar y proseguir por tierra, hasta un lugar en que fuera posible reanudar la navegación por el río San Pedro Mártir. El incremento en el tráfico fluvial por esta vía, alentó el establecimiento de otros poblados ribereños, como Santa Elena, La Resaca, Rancho San José, Revancha y San Pedro (Tiradero) entre muchos otros, que contribuyeron de manera importante al fortalecimiento de una red de intercambio cultural y de bienes diversos, entre los grupos asentados en la región del Petén, Guatemala y aquellos que ocupaban las costas del Golfo de México, a través del río San Pedro Mártir y su conexión con el río Usumacinta e incluso con la región de Palenque, vía el río Chacamax uno de los primeros tributarios en el curso bajo.

En este escenario Moral-Reforma surge aproximadamente en 250 a.C. como un asentamiento estratégico en la cercanía del río San Pedro Martín y consecuentemente ejercer el control sobre el tráfico fluvial y su comercio, tanto en la ribera norte del río donde se encuentra el área nuclear de Moral-Reforma, como en la ribera sur. Situación que pronto se reflejo en un desarrollo arquitectónico cuya primera etapa se registró entre el 250 y 500 d.C. que marco la consolidación de Moral-Reforma como un puerto de enlace fluvial, adquiriendo relevancia política y atrayendo el interés de los grandes señoríos mayas de la época, que llevó al establecimiento de alianzas políticas, primero con Calakmul hacia el 661 d.C. y luego con Palenque hacia el 690 d.C., seguramente motivado por el control de la región y sobre todo de la ubicación estratégica de Moral-Reforma, con relación a un importante corredor de intercambio a través de los río San Pedro Mártir y Usumacinta, reflejado en el sitio con una segunda etapa constructiva durante el Clásico Tardío a partir del 600 d.C.y finalmente una tercera etapa constructiva que implicó una remodelación mayor, evidente principalmente en las fachadas principales de los grandes edificios.

Es posible que en tiempos posteriores al 750 d.C. fecha en que Moral-Reforma alcanza su independencia y el dominio sobre una provincia pequeña (Juárez, 2003:38; Martín, 2003:46), el uso de esta ruta fluvial fue paulatinamente decayendo como consecuencia del debilitamiento político de Tikal iniciado hacia 592 d.C. causado por factores externos, entre los que influyeron las disputas territoriales con Calakmul (Fialko, 2004). Lo anterior pudo influir en un desarrollo marginal de Moral-Reforma como provincia independiente, pese a lo cual siguió ocupada hasta finales del Clásico e incluso para el Postclásico con un decrecimiento importante de su población.

Descripción del sitio. La zona arqueológica de Moral Reforma se encuentra delimitada, al sur, por el río San Pedro Mártir y al norte por el arroyo Sayá. Sus edificaciones se distribuyen a lo largo de un eje este-oeste, en dos conjuntos principales. Existen por lo menos 76 construcciones que van de 1 a 25 m de altura entre basamentos piramidales, plataformas alargadas y excepcionalmente estructuras bajas de planta circular. El material de construcción utilizado fueron rocas de sílex, calizas y en reducidas secciones bloques de “sascab” como acabado arquitectónico.

El conjunto El conjunto Oriente de Moral-Reforma lo integran 28 construcciones, entre plataformas y basamentos piramidales que se distribuyen en una gran plaza rectangular orientada este-oeste, con una extensión cercana a las 3.6 hectáreas y dividida en dos niveles; la mayoría de los edificios ocupan el nivel inferior y forman un alineamiento irregular en el lado sur de la plaza. En el lado norte el niel de la plaza aumenta alrededor de 1.90 m de altura, es en este sector en que se encuentra el Edificio No. 14, el de mayor monumentalidad del conjunto oriente.

Hasta ahora los siete edificios intervenidos se encuentran el lado sureste y norte de la explanada, en un área abierta al público de aproximadamente dos hectáreas. Entre estos destacan los Edificios No. 1 y 2 compuestos por basamentos piramidales que alcanzarlos 16 y 20 m de altura respectivamente, en extremo opuesto se encuentra el Edificio 14 sobre una explanada que ocupa el nivel superior en el lado norte de la plaza. El Edificio No. 14 es un basamento piramidal coronado por una construcción pareada de 20 a 24.5 m de altura; esta edificación esta complementada con anexos como el Recinto Oriente, la Plataforma Noroeste y cinco terrazas, integrando así una edificación de tipo Acrópolis. Una de las características arquitectónicas que comparte con el Edificio No. Es la disposición de las escalinatas principales producto de diversas modificaciones constructivas, que incorporaron alfardas y secciones de estrechas de uso ritual. Esta configuración arquitectónica permite atribuir a ambas construcciones una función de carácter ideológico, e los extremos de un eje constructivo dominante orientado sur-norte, cuya trayectoria incluye los Edificios 15A, 15B y 16. Esta preponderancia arquitectónica combinada con la orientación sur-norte se le ha considerado como reflejo de la supremacía de los linajes dinásticos y el poder sobre el simbolismo asociado al sol como entidad omnipotente, observado en varias ciudades mayas en el noroeste del Petén (Ashmore y Sabloff, 2000:20).

Continuando en el lado sur de la Plaza Oriente encontramos el Edificio No. 3 ubicado muy cerca, al noreste del Edificio No. 1, es un basamento bajo, de planta rectangular compuesto por tres cuerpos. La escalinata de acceso se encuentra adosada a la fachada norte del basamento; exibe por lo menos dos diferentes etapas constructivas. En la parte central de las fachadas este, oeste y sur, se observa una banqueta adosada al primer cuerpo; aunque no se descarta que en la fachada sur pudiera haber existido otra escalinata de acceso similar a la de la fachada norte. Hacia el sur de este edificio, se localiza el Edificio No. 5, cercano a la esquina sureste del Edificio No. 1; es una estructura de planta semicircular compuesta por un sólo cuerpo constructivo de baja altura y de planta semicircular. Durante su exploración se encontraron restos de carbón y rocas clavadas en la parte central. (Juárez, 1992, 1993 y1994).

El Edificio No. 4 corresponde a una construcción para el juego de pelota orientada norte sur y emplazada en la periferia sur de la explanada frente al edificios No. 6. Esta compuesta por una cancha de extremos abiertos, delimitada por dos estructuras rectangulares paralelas con accesos exteriores y provista de banquetas y talud en las fachadas interiores. En este juego de pelota se localizó una escultura en forma de barra ceremonial cuyos extremos muestran la representación de un ave muwaan bicéfala, y una banda del cielo nocturno en el cuerpo (Juárez, 2003: 39).

El Edificio No. 6, se localiza al sur del juego de pelota, adosado a la fachada sur del Edificio No. 2. Es una construcción tipo palacio, integrada por una gran plataforma con cuatro patios interiores, en torno a los cuales se distribuyen varios edificios compuestos por crujías o cuartos. Otros edificios que delimitan el lado sur de la Plaza Oriente, son plataformas rectangulares alargadas aún sin explorar, que se localizan hacia el este y oeste de los edificios antes descritos

El lado este de la Plaza Oriente, se encuentra delimitado por el Edificio No. 8, es una construcción semejante al Edificio No. 6, compuesta por una gran plataforma rectangular con tres patios interiores y una prolongación hacia el lado sur de la plaza donde se localiza el Edificio No. 7.

Otras estructuras menores muestran una distribución dispersa hacia el norte del Conjunto Este, sobre lomeríos adyacentes al arroyo el Sayá y también hacia el sureste en dirección al río San Pedro Mártir. El lado oeste de la Plaza Oriente es un espacio abierto sin construcciones, una calzada permite la interacción con los edificios ubicados en torno a la Plaza Poniente del sitio; es posible la existencia de una calzada entre ambas plazas.

En la Plaza Oriente se observan también algunos monumentos escultóricos como estelas y altares elaborados en rocas calizas, de superficies lisas, la mayoría sin inscripciones, que formaron parte de un complejo escultórico fuertemente vinculado con el aspecto arquitectónico y urbanístico del asentamiento.

En cuanto al estilo arquitectónico presente en los edificios No. 1, 2, 3, 4, 6 y 14, se observan elementos característicos de la arquitectura maya de la región del Petén, como son un predominio del volumen del basamento piramidal con relación al edificio, algunas escaleras sin alfardas, muros con quiebres que forman esquinas interiores y exteriores, cuerpos con esquinas redondeadas, el complejo estela altar vinculado con la arquitectura y posiblemente también muros con molduras basales. Estos rasgos arquitectónicos que caracterizan el estilo Petén, han sido definidos en la arquitectura de sitios como Uaxactún y Tikal, entre otros sitios de Guatemala e incluso se extendieron a sitios como Calakmul, que de acuerdo a las investigaciones epigráficas de la estela No. 4 de Moral-Reforma (Mártir, 2003), fue este señorío maya quien dominó a Moral-Reforma hacia el 660 d.C. influyendo con seguridad en su desarrollo constructivo y arquitectónico.

Los muros de esquinas redondeadas presentes en la fachada sur del Edificio 14A, corresponden a la primera etapa constructiva posiblemente correspondiente al Preclásico Superior y se conservaron en la superestructura del edificio; este elemento estilístico se reporta en la arquitectura de Uaxactún fechados para el periodo Chicanel Temprano entre 300 y 100 a.C. (Rodríguez, 2008: 26).

Otros rasgos arquitectónicos como la incorporación de alfardas en uno o en ambos lados de las escalinatas, los edificios pareados y las construcciones de tipo palacio con patios interiores parecen ser tardíos en Moral-Reforma, y posiblemente correspondan al periodo Clásico Tardío y en algunos casos podrían constituirse como concepciones estilísticas externas localmente adaptadas.

Servicios disponibles en la zona arqueológica. Oficina para registro de visitantes, sanitarios, estacionamiento y señalización.

Accesibilidad. No existen acondicionamientos para personas de capacidades diferentes.

Costo de acceso. No se cobra entrada.

Horario: 8:00 a 17:00 hrs.

Sitios web y redes sociales: no tiene

Contacto. Arqlgo. Ito Javier Kato Vidal. Coordinador de las zonas arqueológicas de la región de Los Ríos, Tabasco. ito_kato@inah.gob.mx

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los comentarios están cerrados.