Centro INAH Quintana Roo

PRESENTACIÓN

En sus orígenes, la representación del INAH en Quintana Roo estuvo conformada por una pequeña delegación en Chetumal, creada en 1978 para dar atención a los diversos sitios arqueológicos que entonces comenzaban a ser explorados, así como por una pequeña oficina administrativa en Cancún. Ambas dependían administrativamente del Centro Regional del Sureste, ubicado en Mérida, donde se concentraban todas las actividades del INAH en la Península de Yucatán.

El gran crecimiento que experimentó Quintana Roo a partir de los años setenta, también motivo para que en 1981, se instalara una exposición arqueológica, que tenía la intención de convertirse en un espacio para la difusión de la cultura maya entre los visitantes al nuevo polo turístico. Fue así que nació el Museo Arqueológico de Cancún, originalmente con un guión general sobre los mayas, con énfasis en el norte de Quintana Roo.

En 1985 desaparecieron las Delegaciones del Centro Regional del Sureste en Chetumal y Cancún y se fundó el Centro INAH Quintana Roo; el nuevo Centro se situó en Cancún, desde donde se llevaba el manejo de todas las zonas arqueológicas abiertas al la visita en el Estado, así como de los proyectos de investigación que realizaron diversos arqueólogos en aquella época. En el año 1986, el Centro INAH Quintana Roo se trasladó a su sede definitiva, la ciudad de Chetumal.

El paso del huracán Gilberto en 1988, tuvo consecuencias devastadoras para el Museo Arqueológico de Cancún, que permaneció cerrado a partir de ese año y hasta mediados de 1994, cuando la pequeña estructura fue reparada y reinstalada la exposición permanente. Desafortunadamente, la fragilidad de la estructura del Museo y el paso de diversos huracanes, generaron daños irreversibles en el edificio, el cual tuvo que ser cerrado definitivamente en septiembre de 2004, trasladándose sus colecciones a la Cd. de Chetumal.

En 2012, con una importante inversión federal, se inauguró el nuevo Museo Maya de Cancún, uno de los recintos museográficos más importantes del país, ubicado en un inmueble vanguardista y profundamente cuidadoso del entorno, que presenta, no sólo los acervos del antiguo museo, sino una de las más importantes colecciones de arqueología maya disponibles al público.

Los años noventa marcaron el inicio de nuevos proyectos arqueológicos y de un creciente interés por la región. La visión del pasado prehispánico de Quintana Roo se modificó y enriqueció sustancialmente. Nuevos proyectos de antropología social y antropología física enriquecieron la vida académica del Centro INAH Quintana Roo.

En los años recientes, el Centro INAH Quintana Roo ha enfrentado el reto de conservar y proteger el patrimonio arqueológico e histórico de una de las entidades con mayor crecimiento en el país. La tarea de salvaguardar, preservar, investigar y difundir el patrimonio arqueológico, histórico y antropológico de Quintana Roo es enorme. Las trece zonas arqueológicas abiertas al público y un museo, son testimonio de la gran riqueza patrimonial que se resguarda en el Estado, sin embargo, queda aún un largo camino por andar, y en ello, el personal del Centro INAH Quintana Roo empeña diariamente el mayor de sus entusiasmos y el mejor de sus esfuerzos. Sus integrantes, incluyendo personal de estructura, administrativos, técnicos y académicos constituyen uno de los elementos más valiosos del INAH y la herramienta a través de la cual lograremos preservar este patrimonio para las futuras generaciones.

Los comentarios están cerrados.